:: TIENDA :: :: EDITORIAL :: :: BLOG :: 

miércoles, 11 de noviembre de 2009

El Coco


Cirax, habitual colaborador del blog en lo que a Inocentes se refiere, nos manda su propia versión del Coco que aparece en el manual, una ilustración ideal para asustar a tus jugadores. ¡Gracias Cirax!

5 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Un gorila con una bolsa de papel en la cara? Hombre, pues no me impresiona mucho.
Yo hubiera decidido que un monstruo tan emblemástico como el Coco no tuviera una forma definida (q se ajustara a la psique de cada niño) o bien el viejo cliche de "era demasiado horrendo para describirlo" de Lovercraft.
Como ya he dicho, es solo mi opinión y no tiene porque ajustarse a la de los demás.

Lord Morfeo dijo...

Creo que poca gente sabe ponerse delante de los monstruos de ficción haciendo el esfuerzo de suspender su incredulidad y aceptando la realidad de las emociones más básicas humanas.
Si de niño me hubiera encontrado una criatura así (que de eso trata "Inocentes" y la ilustración es muy acorde al juego) me habría muerto de miedo.
Pero es que me imagino esa misma criatura que está ahí dibujada (que no debería existir, que no debería ser real) en el pasillo de mi casa y...
En fin, por suerte no me la encontraré jamás.
¿Verdad?

Manu "Strawdog" dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Manu "Strawdog" dijo...

Personalmente soy fan de las creaciones de Cirax para Inocentes. Tanto las ilustraciones como los monstruos que describe siempre me han parecido muy evocadores y acordes con el universo del juego.
Y este caso no es una excepción.

Quizás un monstruo más cercano al universo Cthulhutiano nos daría más miedo a nosotros (aunque, ciertamente, como dice Lord Morfeo, quién de nosotros no se asustaría también al ver este bicho en el pasillo de su casa), pero a mí me gustan este tipo de monstruos, los cuales asocio más a los terrores infantiles.

Lord Morfeo dijo...

Coincido totalmente con la opinión de Manu "Strawdog": los monstruos de los mundos de Lovecraft son, sin duda, los reyes del horror para nosotros que somos en mayor o menor medida adultos. Para la imaginación de un niño (que no puede concebir una criatura como Cthulhu y sus semejantes) este "Coco", o el "Hombre del Saco" y el "Perro de Trozos", son igualmente espantosos. O más.
Eso es lo que me gusta de "Inocentes": el regreso a la infancia donde todo era mágico y terrible.
Cirax... ¡excelsior!