:: TIENDA :: :: EDITORIAL :: :: BLOG :: 

martes, 1 de septiembre de 2009

Tierra de Nadie 2009

Como es día 1 y al que os escribe le toca volver al trabajo, comencemos recordando tiempos más felices... las jornadas "TdN" celebradas en Mollina (Málaga) a principios del añorado mes de agosto.

Las Jornadas Tierra de Nadie son muchas jornadas.

Según quién te hable de ellas, te dirá una cosa u otra. Destacará sus roles en vivo, sus partidas de mesa, sus opciones alternativas de ocio o su gran sala de juegos de mesa. Pero en lo que todos suelen coincidir es en decir que son unas grandes jornadas (de hecho, las mejores de España a nuestro juicio). Así pues, ésta reseña de las jornadas es mi propia reseña, y como tal será muy distinta de la que os pudieran hacer otras personas.

Para mí, las jornadas fueron igual de divertidas que siempre. Es cierto que hubo diferentes fallos que causaron inconvenientes, pero afortunadamente los mayores a los que tuve que enfrentarme los solventé con la ayuda de las personas designadas por la organización. Así pues, centrémonos en la experiencia "de juego".

El primer día de jornadas, jueves, pasé la tarde atendiendo el stand de NSR, donde pude saludar a amigos y a algunos aficionados. Fue un momento muy agradable, porque es el primer encuentro en las jornadas y la verdad es que en algunos casos es muy emotivo. También fue motivo de orgullo ver que varias personas elegían Eyes Only como su primera compra, y destaco especialmente al amigo Killy, que compró un ejemplar para regalárselo a un amigo. Si ya es halagador que una persona confíe en un juego que has escrito para leerlo y jugarlo, aún lo es más que después de haberlo hecho compre otro para un amigo.

La noche trajo para mí la primera partida de las jornadas, y es que tuve la fortuna de jugar "Luna llena en el Asilo Dunwich", una partida de rol en vivo ambientada en el universo de La Mirada del Centinela. La partida, dirigida por el amigo PAC, ponía a los jugadores en el papel de las (de)mentes criminales más peligrosas de Betlam, y me divirtió sobremanera, con grandes interpertaciones de todos los jugadores implicados.

La mañana siguiente empezaba fuerte, porque iba a dirigir "La Vacante", un rol en vivo en torno a una entrevista de trabajo. Hubo complicaciones para empezar por problemas con la inscripción y con el lugar asignado, pero finalmente pude contar con un plantel de jugadores excelentes y que se sorprendieron con la trama de la partida porque (y ojo, que hay spoilers) se trataba de un rol en vivo de La Guía Paranormal del Siglo XXI, en el que los candidatos intentaban acceder a Somerset & Liedfield, la empresa de la que ya hemos hablado en este blog. Una historia que tuvo grandes momentos, y en la que supimos mantenernos todos en la ficción contra viento y marea, incluso cuando pasaron por ahí jugadores de paintball (claramente, un ejercicio de teambuilding de la empresa...).


Por la tarde esperaba la partida "En el Laberinto", de la ambientación NSd20 Metáfora. La mayor parte de los jugadores habían jugado conmigo en alguna otra ocasión, y creo que la historia les resultó interesante. Lo que comenzó como una ayuda a un amigo para participar en un duelo a medianoche se convirtió en la búsqueda del hermano de uno de los personajes dentro del misterioso Laberinto, donde los protagonistas descubrieron un secreto acerca de uno de los tenebrosos hechiceros de los que tanto les previenen en clase de Teoría Mágica. Como anécdota, el personaje más carismático resultó ser Azulete, un bebé goblin que se convirtió en una especie de mascota para Miranda, una de las aprendices de mago protagonistas.


La noche nos trajo "La pregunta", un rol en vivo que es difícil describir sin caer en spoilers, así que solamente diré seis palabras: virus y viajes en el tiempo. Una partida muy divertida en la que las casualidades jugaron a favor de la partida. Después decidimos ir a Mollina a tomar una cerveza y reunirnos con los jugadores de otros vivos, como ya relataron los Navegantes de las Brumas en su blog.

El sábado por la mañana era un momento tranquilo para mí. Por la tarde teníamos el vivo de Eyes Only, bueno, los vivos, y Awakedreamer y yo nos dedicamos a ultimar algunas cosas y hablar con los personajes no jugadores que nos iban a ayudar a sacar la historia adelante. Así que permitidme que salte hacia la tarde, y hacia los roles en vivo en cuestión.


Y es que resulta que, como algunos sospecharon, El terror es contagioso... y En una Tumba de Cristal eran dos vivos interrelacionados (lo que algunos llaman dos pistas). En el primero, ambientado en un hotel parisino, narraba cómo un disparo desafortunado infectaba a todas las personas del hotel de un virus con una alta tasa de mortalidad (100%) y la actitud de los personajes jugadores hacia lo que les sucedía. Agentes de Acción Global y de la Agencia Europea de Control de Enfermedades trataban de ayudarles. Gracias a la perspicacia de los presentes lograron salvar al 50% de los infectados. Pero no eran los únicos que luchaban por sus vidas...

En Nevada (EEUU), un grupo de cobayas humanas era liberada por dos Agentes de Acción Global. Su misión era infiltrarse en un centro de investigación donde se estaba desarrollando el peligroso virus Shitalá (sí, el mismo que, simultáneamente, infectaba a la gente del hotel) y salir de allí. La colaboración entre cobayas y agentes fue fundamental para salir en un lugar donde las medidas de seguridad eran de todo menos suaves.

Hemos pensado dedicar su propia entrada en el blog a las implicaciones de los vivos de Eyes Only en las tramas planteadas en el manual básico, así que no me extenderé más.

Por la noche tocaba otro rol en vivo, y es que en la partida de "Casablanca" organizada por Jokin se habín producido varias deserciones (otro de los problemas de los que hablaba al principio del post). Sin embargo, eso fue positivo para mí, porque me permitió ponerme en el papel de un miembro de la plantilla del Café de Rick y pasar un rato muy divertido.

La última mañana de las jornadas pertenecía a La Torre de Rudesindus. La sesión, más breve que otras ocasiones, me permitió desempolvar (bueno, a los lutines) el Espejo Zalamero, sin duda uno de mis habitantes de la Torre preferidos. Sobra decir que las palabras pronunciadas por el Espejo indujeron toda serie de situaciones cómicas y peleas entre los pequeños demonios. A título personal, me permitió volver a jugar con un viejo conocido de las jornadas roleras y eso siempre gusta.

Por la tarde, más rol en mesa. No podía irme de Mollina sin hacer una partida de Eyes Only. La partida narraba una historia de venganza de unos miembros de La Agencia contra un despiadado asesino de El Tigre Unido, y las implicaciones de la misma. Fue un placer mostrar el juego a tres personas que no lo conocían (¡un saludo si leéis esto!) y dirigir una vez más a un compañero del foro de NSR, Serian. Disfruté mucho dirigiendo esa partida y me gustaría rodarla una o dos veces más antes de ponerla por escrito.

Mi broche para las jornadas fue jugar un rol en vivo a cargo de Rosendo y Su, nosoloroleros de pro, que habían ido escribiendo a lo largo de las jornadas. Su nombre era "Principio de Autoridad" y nos ponía en un futuro distópico de lo más interesante en el que mi personaje tenía a su hijo como un potencial aliado en una especie de prueba. Un estupendo cierre para las jornadas aunque... ¡no fue el cierre!

Contra todo pronóstico a ese rol en vivo siguió otro. Un minivivo que yo me había traído conmigo titulado "La Llamada". Los superivientes de "Principio de Autoridad" lo jugamos y después nos fuimos a jugar un Time's Up hasta la hora del desayuno. Después a dormir un poco, hacer las maletas y marcharnos de Mollina con rostro triste...

...al menos hasta el año que viene.

Gracias a la organización, a los voluntarios, a los aficionados y entidades públicas y privadas que permiten que las Tierra de Nadie sigan siendo unas jornadas estupendas. Y como 2010 es un año redondo, espero que las jornadas sean aún mejores.

1 comentario:

Manu "Strawdog" dijo...

Entretenida crónica de las jornadas, que pone los dientes muyyyyyy largos :)

Tengo la esperanza de asistir algún año, porque la experiencia debe ser fantástica.